domingo, 13 de enero de 2008

Nimiedades

Por cosas como estas se pilla una un catarro. Por salir al patio en camiseta, a un gradito nada más, para no perderse el atardecer del supuesto día de temporal. Por bajarse del coche casi que en plena marcha, también sin abrigo, a mirar esas grúas hermosas y ese azul... ninguno como el de Bogotá, es cierto.










(Esos palitos del fondo, son grúas. Sí, la Nikon traicionera)









Por cosas como estas se queda una hasta las tres y media de la mañana sin cerrar los ojos:












































"Uno se construye grandes historias, ésa es la verdad, y puede seguir creyéndoselas durante años, no importa lo absurdas que sean, ni lo inverosímiles, te las llevas contigo y basta. Se es hasta feliz con cosas así. Feliz. Y podría no acabar nunca. Luego, un día, sucede que se rompe algo en el corazón del gran artefacto fantástico, zas, sin razón alguna, se rompe de repente y tú te quedas ahí, sin comprender cómo es que toda aquella fabulosa historia ya no la llevas encima, sino 'delante', como si fuera la locura de otro y ese otro fueras tú. Zas. A veces basta con nada".












("Océano Mar", de Alessandro Barico)





















Por cosas como esta una sonríe feliz e incluso se siente realizada:



(Y lo rico que quedó oliendo mi casa...)













Que sencillita es la vida, no?

11 comentarios:

AccentLess dijo...

Tan sencilla o compleja como quieras hacerla, desde luego...

Beauséant dijo...

esa es la idea, puedes buscar una vida grande llena de cosas grandes, o puedes optar por llenarla de cosas pequeñas, pero no por eso la vida deja de ser grande...

Patrice dijo...

Cuánto me gusta el texto de Baricco y cuánta razón tiene. La vida son también grandes historias q se crean y se destruyen, pero al final en las cosas tan pequeñas está la vida, ahí y en ningún otro lugar...

Contrastes dijo...

Piii, si ya te digo yo que cada vez que abres la boca sube el pan...

(imposible resulta perderse con tanta luz)

martin dijo...

muy, muy sencilla es la vida. Y lo que solemos complicarnosla, verdad?

La Semana Fantástica dijo...

Tú y yo solos montamos el Festival de San Sebastián, ya lo sabes. Los reyes en eso de montarnos películas...
¿Tú has hecho esos panes? Japuta.

Pi dijo...

OH! Qué palabrota, tío, hay que ver. Los hice yo, quedaron ricos, Nico los ha probado y no ha muerto. pero he tenido que congelarlos, no viene nadie a visitarme.
De paso invito a todos: cuando quieran, hay pan. Como en las típicas tiendas de ultramarinos: HAY PAN.

La Semana Fantástica dijo...

HAY PAN Y UN BUEN BOLLITO...

Pi dijo...

hummm, gracias, BIZCOCHO!!!!

ella lo sabe dijo...

Preciosas fotos y esos panecillos! uhmmm me pondrias la receta pls??? Nunca acierto ni con la levadura ni con los grados del horno! :( Avila... buenos chuletones !

AROA dijo...

sabes Pi, a mí este post tuyo hace tiempo me conquistó... esa foto de panes...
y apareces por allá y me atrevo a asomar mi cabecita al fin y saludarte y decirte que te leo hace tiempo y que me gusta un montón tu forma de contar