jueves, 6 de marzo de 2008

La Puerta de la Comunidad

Solo recuerdo una sonrisa, si cabe, más tonta que la que llevo en esto momento. Fue una noche en Tierra Altas, cuando el vapor de las olorosas plantas del jardinerito Joe Barnara inundaron más que nunca la Torre y, digamos, nos embriagamos en familia. Una, que en realidad es "mucho tilín y nada de paletas"´(*) experimentó por primera vez un ataque de risa de 10 minutos en el que lo peor era esa sensación de tener dos ganchos, tipo anzuelos, que tiraban de mis comisuras y dejaban ver todos mis dientes cual carraca de animalito salvaje. Y me reía de pensar en mi cara. Y me reía de sentirme tan estúpida. Y me reía. Pero pasó, no como ahora que voy a ajustar la hora de sonrisa esplendorosa y tonta.


Hoy ha sido el día Correos. Los deberes del día eran, entre otros, enviar la cartita a Nescafé-un-sueldo-para-toda-la-vida (chicos, nunca se sabe, y una es fiel a la marca), recoger un certificado de Hacienda (uy, qué miedo), y una multa de tráfico (mezcla de miedo, curiosidad por saber dónde me han pillado, e indignación porque por supuesto no voy a pagar esa pasta). En su orden: carta enviada, certificado de hacienda devuelto por no haber ido antes a reclamarlo, y multa escandalosa en un punto kilométrico no especificado en Albacete, ésa gran desconocida. Habrá que recurrir. De vuelta a casa, a las siete y pico de la tarde, después de una tardecita de cafés, me encuentro la puerta de la urbanización abierta (como cuando Braulio se escapó y pasó lo del ojo). Presa de indignación por la irresponsabilidad de los vecinos que usan esa puerta (lo mío es entrar siempre por el garaje), aparqué, me bajé, tomé aire, no me puse el abrigo y aproveché para abrir mi buzón. Pospuse el Affaire Puerta de la Comunidad para más tarde porque tenía un certificado de un remitente inesperado. El Remitente. La Ciudad del Remitente. Y empecé a sonreir.


Con el depósito en la reserva desde hacía más de 10 kilómetros, a poco más de 15 minutos para que cerraran Correos, con el tanque aparcado en zona acechante de grúas y polis con boli en ristre, atravesé con el abrigo abierto a dos grados de temperatura la Plaza de la Catedral de esta pequeña ciudad de provincia y pude abrir el sobre que venía a mi nombre. Un cd original, una microcarta, la letra en boli..., y más, no estoy acostumbrada a esas cosas, a tantas cosas. Y por eso me bajé de mi nube marca Toyota y le dije al gasolinero con voz demasiado sonriente ¿me lo llenas por fa? y me miró raro, igual que la chica de la caja, con la que comenté lo caro que está el diesel, 68 litros 75 euros, sonriendo, casi riendo, pero feliz, porque estaba llenando el depósito para ver el cielo azul nocturno y escuchar, por fin, Egon Soda, enre el cielo y las rayas blancas. Feliz, porque es que esto de flotar pocas veces ocurre.


Thanks, Houdini, Thanks, R. Qué par de compinches, ¿eh?




















Interior de la Hiluxión en el garaje, acústica perfecta. El punto azul es el bluetooth, siempre encendido, por eso se le acaba la batería cuando tengo que hablar







(*) A lo colombiano, "mucho ruido y pocas nueces". Cuando era chiquita, pasaban por las calles de Medellín los carritos de los helados y las paletas (polos), y gritaban "¡paleta, mantecado, paleta!", yllevaban una campanita que hacía "tilín, tilín"....

13 comentarios:

Contrastes dijo...

Hacía mucho tiempo que 8 días tardaban tanto en pasar, no me queda lengua de tanto mordérmela...

Es desde ya mismo un cd de cabecera, y por fin lo tienes!!

Me & my movies (too...)

pd: me encanta la foto...

medio cobain dijo...

ir por el mundo con la sonrisa puesta, con los pies a un palmo del suelo, como si hubieses tomado una preciosa droga en el mejor momento... no ocurre tantas veces como quisieramos y es por eso por lo que es tan especial cuando sucede. lo mejor, que tardas en quitartelo de la cabeza y lo saboreas una y otra vez.

disfruta.

Señor Blanco dijo...

lucrecia y el tío ese de operación triunfo que se suponía que cantaba pero que nunca ha cantado... Por el otro lado tenemos a gente como Isaac Hayes, Stevie Wonder o the Pointer sisters nada menos...

te dejo unos ejemplos:

http://es.youtube.com/watch?v=jdpc7n2KbTk
http://es.youtube.com/watch?v=h-YcBVEnLT8
http://es.youtube.com/watch?v=_ul7X5js1vE

Señor Blanco dijo...

ah!
buen blog
:)

Musaranya dijo...

Vaya, pues debe ser contagiosa la sonrisa boba esa... porque leyéndolo se me ha pegado :)

Señora Iratxo dijo...

Que buenas son las canciones!
Yo no voy en coche y no tengo rejas abiertas, voy en metro y tengo codos en las costillas... pero la sonrisa... creo que es parecida. Un antídoto para viajar por las mañanas, por la tarde... :)

FER dijo...

Realmente... ¿qué c. hacías tú en Albacete?

:-P

Pi dijo...

Contrastes, fue interesante hacer esa foto esperando coincidir con la lucecita azul... contaba los segundos, como ahora.

Medio cobain, disfruto mientras tanti, es verdad, nunca se sabe.

Señor blanco, welcome, tú sí que flipas con lo de la música ¿no? qué paso con lo de eurovisión? eso es democracia pura y dura.

Musy, ¿de verdad te he hecho sonreir? qué guay!!!

Señora Iratxo, ¿qué decirte más que gracias por tu post dedicado a mi Braulio? Habrá que hacer una apaño con esta pareja tan guapetona.

Fer: buenas opciones del debate. HAs acertado en casi todas. Y no te digo yo que nunca he estado en albacete, qu emi coche no es blanco y que habrá que recurrir la multa?? es tremendo.

IVAN dijo...

lo de no pagar la multa, lo veo crudo tal y como esta el tema. No se libra ni dios!

La Semana Fantástica dijo...

Contágiame de esa bobería sonriente, Pi, que ya sabes que creo en ella. Aunque a veces me toque el papel de duro con las amigas...

Pi dijo...

De duro y castigador, sí. Esto es como Fama, Mil, ya sabes, el tema de las emociones, "aquí es donde hay que aprender a sufrirlas con sudor" o algo a´si decía la profe. En fin. Que sin tí no escarmentaríamos.

Pi dijo...

De duro y castigador, sí. Esto es como Fama, Mil, ya sabes, el tema de las emociones, "aquí es donde hay que aprender a sufrirlas con sudor" o algo a´si decía la profe. En fin. Que sin tí no escarmentaríamos.

contraportada dijo...

Y por qué me emociona tanto esto que cuentas si viene a ser casi nada? Y me quedo muerta de ganas de conocer quién, cómo, cuándo y qué de la carta (al final tendrá razón mi profe del taller con lo de las tecnologías - otro día te lo explico) y del CD.
Enhorabuena por la sonrisa.
Besos