sábado, 11 de octubre de 2008

Mis Barbies

A mí me gustaba jugar con Barbie. Mucho. No tengo ni idea de cómo jugarán las niñas de ahora o cómo habrán jugado las niñas de otras generaciones, yo me lo pasaba genial con mis barbies, sobre todo porque ese nombre sólo era un genérico. Esta es más o menos la historia completa a la que yo jugaba, y de cuyo esquema no podía salirme (es inadmisible que un muñeco tenga una personalidad y una historia un día y que al siguiente todo se vaya al carajo, eso no).
Barbie 1 se llamaba Estefanía. Barbie 2, Isabel. Eran hermanas. Vivían en Winnipeg, una ciudad al sur de Canadá, pero ellas creo que eran suecas, o noruegas. En realidad su casa estaba situada en Medellín, Colombia, en un mueble de estilo castellano que no cabía en el sálón de la casa de mi abuela y que entonces yo ocupé, sin pudor alguno, con mis guiris, balda a balda. Qué casa más bonita. Nada de lo que la decoraba era marca Mattel, aparte de las chicas. Mis papás se encargaron del mobiliario: los sofás era de poliespán forrado con espuma y tela de tapicería que le había sobrado a una tía mía de sus sofás, los cojines eran retales, las alfombras eran tapiticos de ganchillo que tenía mi mámá por ahí, las sillas de la mesa del comedor eran rollos de papel higiénico forrado con papel de rayitas rojas, la cocina, chulísima, rollo Ikea fabricada con bloques de un puzle de cuando era más pequeña, los "objetos decorativos" eran reinterpretaciones de Lego y Playmóvil, etc., etc. etc.


(Estefanía tomándose una copita con su gran amiga cuando al piso todavía le quedaba mucho por estar en orden)
Estefanía tenía un novio que no se llamaba Ken, sino Juan Sebastián. Él estudiaba Ingeniería Forestal, de hecho, Winnipeg era famosa por su facultad de Montes. Ella... no me acuerdo, creo que antropología, o sociología, una buen rollito hippy, pero con una hermana despendolada que al final se portó mejor que ella, porque he aquí que... Estefanía y Juan Sebastián se casaron de penalti.
Isabel vivía con su hermana en un triplex que les regalaron los papás, unos noruegos forrados (sí, eran noruegos). Ella se pidió la buahrdilla, jo, que tenía un pedazo de cama como para tres, repleta de cojines. La habitación de Estefanía era más... pija. Su canapé era un par de libros de una enciclopedia azul, y el armario, Made by Ferdy (mi papá), estaba repleto de ropa que mi mamá se había currado con patrones Burda para Barbies. Nada comprado, por supuesto.

Un fin de semana Isabel se fue no sé para donde, y coincidió que aparecieron por casa un par de amigos de E&JS. Se lo pasaron genial, se fueron de picnic, rollito tomar el sol, parejitas y tal, y ¡hala! que me llegó embarzada la muchacha y, bueno, fue dura la conversación con su hermana, porque claro... Aunque Isabel se guardaba lo suyo, pero al fin y al cabo, no tenía que rendirle cuentas a Estefanía, la mayor, la coñazo, que al fin y al cabo se suponía que era la que tenía que dar ejemplo y, eso, que terminó embarazada.

(E&JS de paseíto con sus amigos el día que se metieron la pata)


Planearon la boda. Y se celebró. El vestido de la novia se lo curró mi madrecita querida y el del novio, de Mattel, lo trajo mi amiga Lina, complice de todo el culebrón. Ha saber si con todo el ajetreo de aquella tarde, su parejita también salió con regalito... Pero claro, ella era más moderna, su papá era político liberal, y seguro que sus Barbies ni se casaban ni ná. Yo por lo menos no me entéré y ella se ha borrado del Facebook.



(Prueba de vestidos. De izquierda a derecha Isabel, Estefanía y Barbie)


En fin, que preciosa la boda. El cura tuvo que ser el tuno al que le arranqué la guitarra y del que todavía no le he pedido explicaciones a mi mamá por su existencia en casa. Lo demás, muy íntimo, sólo la parejita de amigos (creo que Lina no les tenía nombres), Isabel y una estúpida que se coló, una barbie chibiada, de esas que no doblaban las rodillas y que cuando las setabas se les abrían las piernas. La había bañado una vez, pero se le rizó el pelo en plan afro total y decidí raparla. Menos mal Lina me regaló una peluca marca Mattel y por lo menos podía aparecer de bulto en las historias. En todo caso, la estúpida és, se coló en la boda, creo que era la tipica que iba a malmeter con rollos sobre el novio, pero en fin, nos fuimos a vivir a Bogotá y cumplí 13 años.

(Los novios, cada uno mirando a un lado. Así les habrá ido)

11 comentarios:

Pecosa dijo...

¡Vaaaaaaaaaaaaaya! ¡Tú sí que sabías pasártelo a lo grande con las Barbies! Lo tuyo era un serial, directamente.

Además, lo divertido de esos juegos era precisamente montar la parafernalia alrededor de las muñecas sin que fuera comprado ni de Mattel: buscar cosas y lugares para montar los escenarios (¡¡un mueble-tríplex, genial!!), hacerles vestidos, inventar las historias... Siempre había metidas de mano y escenas para adultos, aunque fuéramos niñas, ¡jajajaj!

¡Un post, y unas fotos brutales!

Pi dijo...

Qué guay, Pecosa, tú eras entonces de las mías... He obviado el momento concepción del bebé de E&JS, pero por supuesto que todas escenas existieron en el serial, como dices tú, de mi amiga Lina y yo.
Así nos va, con esa infancca tan salida.

cantaruxa dijo...

Querida amiga...que con las prisas de la atención a sus visitas ni le felicité ni ná, por su santo, que ya sé que usted no es de celebrarlo, pero igual...ya le dije: me moría de ganas de saber el final, así que aquí me tiene, a las 2:30 am después de una ardua jornada laboral. O sea, que me gustó. Que me enganché. ¿A qué jugó luego en Bogotá...? bks

Pecosa dijo...

¡Andaaaaaaaaaaaaaaaa! ¡Y yo voy y te comento el post ayer y sin felicitarte! Si es que soy un despiste... ¡Felicidades, salá!

amoaguillemostaza dijo...

juas juas!!que grande la historia.
lo de rapar a la barbi no sé porque os da a todas por cortarlas el pelo.Mi hermana se lo cortaba y a una de ellas la dió mechitas con betún de judea.Al final quedó mona y todo.jajajajaja
Saludetes!!

aroa dijo...

pues le contaba yo a alguien que a mí las barbies me gustaban, pero una vez que las vestía y las desvestía, las ponía así o asá, no sabía qué hacer con ellas...

no sabía esto de: hola barbie
hola barbie
como estás barbie, bien barbie...
no me salía

yo es que era más de muñecotes y llevarlos al médico, mi padre, y hacerles comidillas y eso

Beauséant dijo...

madre mía.. tenían que haberte contratado para dirigir esos deuvedes cutres que venden ahora con la barbie en plan princesa de la fresa.. aunque no sé si es lo que buscaban :)

contraportada dijo...

Me ha encantado. Mi amiga Ángela y yo haciamos lo mismo. La casa de las Barbies era toda la habitación de los juguetes de Ángela, imaginate peazo chalet... y había un Ken por el que siempre se peleaban primero y luego terminaban matándolo y arrancándole brazos y piernas en un arrebato feminista...

Por supuesto, cuando terminabamos de montar la super-casa-habitación casi era hora de irse... pero era lo más divertido de todo!

Y lo que te rondaré morena, podría estar durante un buen rato hablando de esto :)

Me repito: me ha encantado, y las fotos ni te cuento!

Besos guapa!!

cesar dijo...

Al final no me ha quedado claro del todo.Juan Sebastian,¿se caso con las dos hermanas?¿que secreto guardaba la tercera barbie que aparecio en una fiesta?¿no doblaba las rodillas a posta?...no me digas que no es sospechoso...¿antropologia?¿enciclopedia azul de Ferdi?...todo un enigma con tantos sucesos.

Anónimo dijo...

Miu X3 que chida historia me parecio muy bonito que te hayan hecho todos los muebles para tu barbie X3 ... yo usaba una caja de carton como casa para mi barbie y un cojin y algunos pedasos de tela como cama ... despues conforme fui creciendo me regalaban mas juguetes y pues se iso todo un pueblo O_o , llegue a tener tantos juguetes , no trato de presumirlos , para mi todos los personajes de mi historia tenian su propia personalidad .

Anónimo dijo...

Hola te encontré buscando disfraces para halloween, y que suerte q te encontré, me ha encantado la historia de las barbies y eso, q gracioso! yo amaba jugar con las barbies! dejé de jugar pq a mis amigas les aburrio pero si por mi fuera seguiría jugando. Yo si cambiaba de historia cada vez q jugaba, me ha gustado mucho tu historia. Eres muy divertida, de q país eres de Colombia? hay algunas cosas q no entendí supongo q por eso. Cuidate saludos desde Perú.
MTA. Mi mail es
angulopflucker2@hotmail.com