sábado, 22 de noviembre de 2008

Fufufuria

Si ayer hubiera visto una culebra en la carretera me habria ensañado.
Soy propensa a la furia, tal vez tenga que ver que sea Tauro. Muy propensa a la FURIA. Me encanta esa palabra.
Ayer estaba furiosa mientras lloraba y conducía y así me voy a quedar un día de estos, estampada contra algún quitamiedos de la N110, junto a alguna verde pradera con vacas de carne, que no de leche. No, aquí no hay apenas Holstein. Rubias y morenas. Y todas con pendientes, la mayoría amarillos.
La furia me llevó a la rabia, la rabia al llanto nervioso, del llanto al análisis y del análisis a las conclusiones. De ahí que: qué puta es la confianza. Confías en todo porque si no no avanzas. Confías de pequeño en todo porque eres un pobre pendejo indefenso, y llegas a la mayoría de edad igual y sigues confiando, y así de más adulto confías en que lo que has elegido estudiar te dará de comer (y no), en que te querrán hasta que la muerte os separe (la muerte del amor, me hicieron entender más tarde), en que los hijos que vas a parir estén bien (y lo siguen estando hasta que la adolescencia demuestre lo contrario), en las viejas amistades reencontradas (que luego te despiden como cualquier novio cabrón), en el "maestro" que te aconseja confiar (y luego se fuga con tu pasta), en el empleado, en las ruedas y la dirección del coche, en los nuevos y viejos eternos amigos y amores, en el agua que bebes, en Hacendado, en el banco y hasta en Zapatero. Algunos fallan, otros no, y sigo confiando, como una pobre pendeja. Pero qué pasaría si no, ¿eh?
(no hay foto para este post, y si no hay comentarios, tampoco pasa nada, lo entiendo, es una mierda)

8 comentarios:

38 grados dijo...

pues a mi no me parece una mierda. Al contrario. Pocas veces reflexionamos sobre la confianza.
La que damos por hecho que vive en el resto de las personas, y cuántas veces nos damos cuenta que es un espejismo.
Un besazo

Coblenza dijo...

Habrá comentarios seguro, junto conmigo esta mañana de Domingo ya existen dos.

Tu furia es -como no podía ser de otra manera- es RACIONAL.
Tu furia es ELEGANTE. NOBLE. SENTIDA. VITAL. EXTREMADAMENTE SENSIBLE. TU FURIA ES LA QUE TENDRÍAMOS QUE TENER TODOS EN NUESTROS CÓDIGOS GENÉTICOS PORQUE MUY PROBABLEMENTE EVITARÍAMOS TANTO ATROPELLO. FÍJATE LO QUE TE DIGO.
Tu furia es resignada. Eres madre muy madre. Y tienes una mente amplia.
Por lo tanto,

¡¡¡¡VIVA TU FURIA EA!!!!!!!

Un abrazo Pi,

(pd. te regalaría un poema al uso de estas reflexiones -vitales como es la furia- pero para evitar malos entendidos posibles: mariconadas las justas oíga! jajaja)

Pecosa dijo...

Justo el otro día hablaba con mi compañera de trabajo (la maja, no la agónica) de que la confianza es un arma de doble filo. Y algo que siempre me ha pasado es que tiendo a pensar que todos merecemos confianza. Y no siempre es así. Y es dificil saber cuándo darla y cuándo no, y a quién...
Poco a poco creo que voy seleccionando, aunque palos por este tema me los llevo siempre, chica...

Iratxo dijo...

El futuro no es
una página en blanco
es una fe
de erratas.

Benedetti

6 dijo...

Lo peor es que no hay otra opción, o confías, o no confías, y la desconfianza permanente es agotadora.

Así pensado tiene algo de dogma de fe. Que urticaria.

AccentLess dijo...

Pues yo creo que la furia es tan necesaria para avanzar como la propia confianza... siempre que no venga acompañada de una recortada o una katana, claro...

Anónimo dijo...

sa han fugado con tu pasta? despues de haber hecho tu trabajo?a mi tambien me paso...QUE PUTADA NO???

Pi dijo...

Qué cosa, Anónimo, ya ves, parece q con la disculpa de la crisis la gente se vuelve hasta más cabrona, incluso los hay que ven hasta fantasmas, en fin.

Coblenza, Iratxo, Acentless, bienvenidos de nuevo!

6, bienvenidísima!