domingo, 22 de febrero de 2009

(Sin título)

Esther se murió sin ver el mar. A veces pienso que mi familia tiene un punto Macondo complicado de entender desde este lado del Atlántico. Esther se quedó dormida, con el corazón agotado el martes pasado, como Ruth, pero sin haber visto el mar, y no he dejado de pensar en eso durante estos días de sol. Parece que llegó la primavera, parece que de la nieve sólo quedan esos restos en los caminos, que la próxima cuenta del gas no va a ser otra clavada y que la bufanda y el gorro se quedan en el coche. Eso parece. Y que así, gracias a que de repente mi tía se ha metido tristemente en mi cabeza en estos días, una se llena de optimismo, respira profundo mientras se le saltan las lágrimas recordándola y ve la carretera vacía y el cielo insultantemente azul y sin nubes y se plantea y entre mocos piensa "yo no quiero morirme sin". Sin decir, sin sentir, sin volar, sin deslizarme, sin tomar, respirar y probar. A pesar de todo. Tiempo al tiempo, pero ya empecé. Que conste.


Sol solecito, brindemos un poquito...

9 comentarios:

La Semana Fantástica dijo...

Espero que tu tía lea esto desde algún sitio... porque es precioso. Un beso, Pi. Mi Pi.

Pi dijo...

Ay, te ha gustado? qué ilusión!

aroa dijo...

pues ahora a hacer constante la actitud

¡salud por esas bebidas al sol!

Toshiaki dijo...

Qué emotivo, Pi. Te ha salido muy de dentro y se nota.

A ver si aprendemos de verdad de lo que dices, pero de verdad.

Beso.

Pecosa dijo...

Si de algo sirven las circunstancias ajenas es para intentar mejorar las nuestras... No te quedes con esos "sines".

Ay, nena, yo también he dejado de llevar bufanda, qué gustazo.

...¿Eso es zumo de naranja con vodka o zumo a secas? ¡Chun chin!

Pi dijo...

Aroa, esto se merece La Frase de la Crisis: lo importante es mantenerse.

Toshi, thanks.

Pecosa, gin, por supuesto, gintonic con puntito de naranja natural, ni cosquillas...

Música dijo...

me encanta tu brindis y me encanta el chute de vida de tu historia. Abrazos.

ruidoperro dijo...

A mí también me encantó. Venía de muy adentro, y la comparación con Macondo me deja con ganas de saber más de tu familia. Yo creo que, hagamos lo que hagamos, nos moriremos con algun que otro "sin" en nuestra cuenta, de lo que se trata es de que sean cuantos menos mejor.

Iratxo dijo...

No quiero quedarme sin decirle a la gente que comparte momentos especiales...gracias!