miércoles, 5 de agosto de 2009

De sinvergüenza a forrada

La vida es graciosa. Pensaba empezar a escribir este post diciendo: "necesito una ventana con vistas, y horizonte, urgente", y me desvié del tema por cuestiones que no vienen al caso. Entonces decidí descargar las fotos de la cámara y escribir el post que pensé ayer y por el que hice la foto de aquí abajo, y cuyo principio redacté en mi cabeza así: "La única planta que crece en mi casa es la sinvergüenza", pero como últimamente he tenido comentarios off the blog sobre ese bilingüismo mío, esos términos traídos de mi tierra y que extrañamente conservo a pesar de los años y aquí tienen otro significado, decidí buscar en internet el nombre español de la plantita para traducir y ser universalmente comprendida.
Pero he aquí mi sorpresa cuando descubrí que la Plectranthus Australis es más conocida en este país nada más ni nada menos que como Planta del Dinero, con lo cual, ni post sobre las vistas, ni sobre las sinvergüenzas varias que crecen y habitan en mi casa (sí, había juegos de palabras).
Ahora lo suyo será decir que me voy a forrar porque mi plantica crece que da gusto y además fue regalada y esas cosas. Y no sé, que ha coincidido que he conseguido trabajo y las cosas se van recolocando, pero... no sé. La pondré a prueba, aunque se ha cargado mi post.
En fin.


(Para leer en tono burlón: este rinconcito de mi hogar me gusta)

8 comentarios:

Pecosa dijo...

¿¿Sinvergüenza?? La vida es graciosa, sí... Aquí los españoles toda la vida comprando la planta para que nos toque la ONCE, y en tu país la llamáis caradura, ¡jajajaja!

Es curioso, al lado de mi trabajo tengo una floristería, y desde hace unas semanas miraba las plantas del dinero y pensaba en comprarme una. Mañana me la compro y le pondré de nombre Sinvergüenza (Sinver para los amigos).

Pi dijo...

Nooo, dicen que la planta del dinero, para que funcione, tiene que ser o regalada o robada. Así que guapa, que alguien distraiga al florista mientras tú te robas un esqueje, que si te lo mando desde aquí te llega chungo.

Pecosa dijo...

Mierda... ¿Y si me lo regalo de mí para mí no vale? Me puedo hacer una tarjetita y todo en plan felicitación, así engaño a la planta, se cree que es un regalo y hace magia y me toca lo del 15 de agosto (sin comprar cupón ni nada).

Ais...

Música dijo...

me encanta esa planta, en el balcón de mi madre había dos que se habían puesto supergrandes y bonitas, el pasado finde cuando fuí las había podado...., menos mal que crecen rápido. Me encanta la foto de esa mesita,q ricón tan cuco!

La Semana Fantástica dijo...

No es sólo que te guste este rincón, es que te caracteriza bastante bien, Pi. El color verde, esas fotos (con el detalle del recorte, porque son la misma foto, ¿o no?), la lámpara que habla de otras épocas, la luz...

Pero sí, eres una sinvergüenza, y la otra dama de tu casa, también. ¿Qué tal le va con su negrito?

Pi dijo...

jajajja, Fantástico!!! mi negrito está ok, desganadillo, pero ahí vamos! jajajaj
Sin embargo, chicas y chico lectores, debo confesar que después de sacarle esta foto a mi bella sinvergüenza se quedó pocha y no levanta cabeza. Tal vez es que se me fue la mano con el fertilizante, o que le robe el alma con la cámara. O que voy a perder el sueldo que gano. NO sé, no sé.

Pecosa dijo...

Coño, hoy a las plantitas que tengo encima de la mesa del curro les ha pasado lo mismo: ayer estaban tiesas, y hoy mustias. Y eso que no les he echado ninguna foto.

Aroa dijo...

Hala, cómo se parece en frondosidad, maceta blanca y ramitas esa planta del dinero a la mía (aunque seguro esa sí desagua)...! y seguro trae más que esta a tu hucha. Encima la madre planta de la mía acaba de morir... pinche crisis. Te mando besos, te leo siempre aunque no diga casi.