domingo, 14 de febrero de 2010

Clase de composición, suspenso.



Dijo Nicolás: "Mamá, haz con tu magia que esta noche pase rápido". Sus motivos tenía que no vienen a cuento, pero me encantó la frase, Baudelaire del futuro.
Mamá Maga.
El jueves una amiguita de Alicia se puso de rodillas y rezó: "Braulio que estás en los cielos, ¡AYÚDANOS!"
Braulio ángel.
Ayer vino C, con un paquete de Galoises, pero rubios, no los que fumaba Oliveira.
El sábado pasado vino R. y nos encontramos un clavo por la calle. El Clavo de Ávila.
C. y R. me reconcilian con todo. Incluso con EHQCD del que nunca he hablado aquí, o sí, y qué más da, con su historia y sus esperanzas.
Esta semana me crucé con una tienda de nombre sospechoso. Y con un distribuidor de vinos también de nombre sospechoso, el mismo día y después de hacerme otro equilibrado de la energía. Soñé con Valladolid y por la mañana las piezas encajaban (las de Valladolid).
Le doy una vuelta al chip. Es lo mismo, pero desde aquí se ve diferente.
Sagaladula sanchicomula, bibidibá bidibú.


Galoises rubios, no mola lo mismo.


El Clavo de Ávila




Subconsciente urbano



Subconsciente rural (uy!)


"Las penas y las vaquitas se van por la misma senda"


legando a Ávila desde Madrid.


Un nidito de amor para el invierno








3 comentarios:

Pecosa dijo...

Coincidencia: este sábado volví a los Gauloises.

Aroa dijo...

las penas son de nosotros las vaquitas son ajenas

por qué me sé yo esto... ¿qué es? ¿cafrune?

ay

un abrazo pi

Pi dijo...

Calamaro en El Cantante, no sé de quién es la original, pero ahí, muy bien, sí señora! has completado la frase!