jueves, 29 de abril de 2010

Se fue a la cama sin cenar

Con una última llamada rozando las doce, desde la cama. Colofón.
Terminó el día de San Pedro Chanel y casi se queda afónica, el teléfono ejloquetiene.
Con un año más, más guapa y buena moza. Enganchada al cristal de la ventana del salón y a su reflejo. Vanidosa.
De "regalo", como si lo hubiera pedido, le cayó una foto de la Tierra desde Marte, y ella, que alguna vez quiso ser astrónoma pero era muy vaga con aquello de las matemáticas, se la "robó" para el Cardhu. Y se fue a dormir contenta.




"The first image ever taken of Earth from the surface of a planet beyond the Moon. Photographed by the Mars Exploration Rover Spirit one hour before sunrise on the 63rd Martian day, or sol, of its mission. (March 8, 2004)", dicen los créditos de la Nasa.

martes, 27 de abril de 2010

La Semana Grande II. La envidia.

- Oye Nico -preguntó la madre mientras desayunaban-, ¿te gustó la tarta del cumple de Alicia?

- Mamá... -respondió el hombre que entiende de transportes levantando la mirada de las tostadas- ¿una locomotora TAN CUTRE? ¿y con una chica haciendo ASÍ? (se puso en posición).

La madre, estupefacta, escuchaba.

- ¿Y con un montón de pajitas que podrían ser ¡TUBOS DE ESCAPE, MAMÁ, TUBOS DE ESCAPE! y todo negro? A mí me gusta la locomotora más rápida del mundo y que compitió en una carrera, iba a TRECE KILÓMETROS POR HORA, MAMÁ, TRECE KILÓMETROS! y una que era cuadradita la cabina, y era amarilla, y los otros vagones era rectangulares pero de colorines... -tiempo para morder la tostada- y también me gusta el AVE, mamá, que es súper fácil de hacer con un bizcocho. Mira, coges dos bizcochos y los unes con una pajita, los cortas así / y así (apelo a la imaginación del lector) y ya tienes el AVE, ¿VES QUÉ FÁCIL, MAMÁ, VES QUÉ FÁCIL?


La tarta de la Six Party

lunes, 26 de abril de 2010

La Semana Grande

Hoy soñé con el cielo de noche, y que si afinaba la vista veía más arriba de las estrellas tenues un satélite y aviones blancos que no dejaban estela. Noche americana. El cielo partido en cuadraditos como un plano cartesiano. Llamémoslo cuadro de navegación extraño.
Alicia me suele abrazar todas las noches. Últimamente el plan de la noche es hacer sándwich de mamá con Nicolás, y yo, a pesar de enternecerme y sentirme a gustito, pienso en cómo se acostumbra, y se echa de menos, eso de la cama "sólo para mí".
Hoy la Rubia cumple seis años. El día es de los que le gustan a ella: pajaritos y cielo azul, con alguna nube blanca.
A mí también me gusta ésta época del año.

sábado, 17 de abril de 2010

Descontextualizando a Pauls

"-El drama es que nunca se sabe qué se quiere hacer con el pelo.

-Ese es el problema, se pasa el tiempo tratando de descubrirlo: cortarlo, dejarlo largo, raparlo... Para los varones es mucho más complicado que para las mujeres. Basta comparar el comportamiento de ellas con el de los hombres en una peluquería para advertir la diferencia. Las mujeres lo convierten en un ritual social compartido, mientras para los hombres es uno frente a otro: el cliente frente al peluquero. En la Argentina, donde los varones no tienen una cultura de barbería como en otros países, nos sentamos como si estuviéramos en una silla eléctrica y los que tenemos una cierta cantidad de pelo nunca alcanzamos la satisfacción."

Sacado de contexto de "Se busca lector incómodo". Gracias, Mil, por mandarme estas cosas.


Ese obsceno "despeinado".... me gusssssta...




miércoles, 14 de abril de 2010

El hiper de la fruta

Como tomates de manera compulsiva. Tengo-hambre-luego-como-tomates, cherry o en rama. "Se hacen cinco comidas al día", tomate en lugar de pan bimbo con mantequilla y mermelada. Quemador de carbohidratos o algo así. Lo he visto anunciado, creo que es de Santiveri y Bicentury. Algo harán. Todo sea por no dejar el bimbo.
Como tomates de manera compulsiva porque me niego a reducir mi dosis mínima de pan de molde y últimamente tengo ansiedad.
Soy linda, estoy guapa, pero no quiero salirme de mi talla por pensar en lo que hay que pensar y en que todo va lento. Mientras escribo esto pienso en Antonio Vega que ayer sonó en Radio 3, y concluyo que no hay mejor que revolver el tiempo con el café que acabo de sacar del microondas.
Soy feliz así. Con los tomates. A veces con sal de ajo, aceite y vinagre de módena. A veces con el bimbo sin cargo de conciencia. La vida, lo sé, es más importante que el par de kilos de la báscula. Siempre me quedará meter barriga. Siempre me queda mirarme en el espejo y verme así de linda. Tía buena. Cuando estas ansiedades me atacan recuerdo cuando era pequeña y le decía a en mi mí mamá:

- Mamáaaa, tengo hambre
- Pues te comes el dedo grande, o esta frutica.

No.
Yo quería galletas saltines de Noel con bocadillo de guayaba. Infancia en el tercer mundo emergente. Esto no va de anorexias ni de traumas por el cuerpo.
Como tomates de manera compulsiva, que no lo es tanto, porque en la cabeza tengo un piso con dos balcones y no, unas deudas pagadas y no, una vida en otra ciudad y no, un banquito al sol con un hombre esperándome y no. Y no. Todavía no, que es distinto. Así de sencillo.

jueves, 8 de abril de 2010

jueves, 1 de abril de 2010

... y acaso alguna vez te sonreíste.

Corto y pego. Me encanta Julito cuando se pone romántico y no correspondido.

"No te voy a cansar con más poemas.
Digamos que te dije
nubes, tijeras, barriletes, lápices,
y acaso alguna vez
te sonreíste."

De Cinco últimos poemas para Cris, o lo que yo entiendo como una carta de amor al estilo cortaziano, si se puede decir así, a la poeta uruguaya Cristina Peri Rossi.