viernes, 1 de octubre de 2010

Por la boca muere el pez, porque se emborracha de Cardhu y claro, no le gusta

Pues sí, señoras y señores, que hasta aquí llegamos. Hace tres años lo abrió y le dio por contar cosas, a su manera, con cariño, con mucho cariño, pero un día, aleatorio, dejó de alimentarlo y lo empezó a dejar morir. Duele. Hay cosas que duelen y otras que joden mucho más. Se hartó, básicamente.
Tal vez aparezca otro Alan Pauls que la invite a un ginlemmon y le devuelva la pendejada. Ella, el día del tercer aniversario, cierra el chiringuito.

Gracias, si es que queda alguien ahí.


Escrito en una pared

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Vas a volver. Yo lo espero. Te espero, como f.f., fan fiel, fiel fan...

Pi dijo...

Ay!, Anónim@, qué bonitas cosas dices...

La Semana Fantástica dijo...

Te entiendo tan bien... que a lo mejor te copio la idea.

D dijo...

No se me vaya, Niñapí... siga viniendo menos, cámbiese, vístase de adivinadora, de culixca, de vencejo, de pendeja, de Hernán Cortés o de imán de nevera... pero siga viniendo... aunque no venga más

Mel Alcoholica dijo...

Pero no seas traidora. No nos dejes así, que hay que fregar las copas para volverlas a servir!

Mel Alcoholica dijo...

Pero no seas traidora. No nos dejes así, que hay que lavar las copas para volverlas a servir!

Música dijo...

ay los puntos de no retorno..., si no abandonas estaremos por aquí, buena suerte y gracias por compartir tanto.

Pecosa dijo...

Pi, estábamos, estamos y estaremos si alguna vez decides volver.

Feliz tercer aniversario (porque una cosa no quita la otra).